adios

(redirected from adioses)
Also found in: Dictionary.
Graphic Thesaurus  🔍
Display ON
Animation ON
Legend
Synonym
Antonym
Related
  • noun

Synonyms for adios

References in periodicals archive ?
Finaliza manifestando que Los adioses viajara a otros festivales:
Para todo porteno, Buenos Aires, al cabo de los anos, se ha convertido en una especie de mapa secreto de memorias, de encuentros, de adioses, acaso de agonias y humillaciones, y tenemos dos ciudades: una, la ciudad publica que registran los cartografos, y otra, la intima y secreta ciudad de nuestras biografias [es uni mapa personai [.
En todas las historias de la literatura escritas en los ultimos veinte anos se ha dedicado un buen espacio a comentar su breve obra poetica, compuesta apenas por tres libros: Nocturnos y otros suenos de 1949, Los adioses de 1963 y Pensamientos del amante de 1981.
92) Tradicionalmente se trata de las siguientes obras: Memorias de una joven formal (1958), La fuerza de la edad (1960), La fuerza de las cosas (1963), Final de cuentas (1972) y La ceremonia de los adioses (1981).
En el fragmento final, dos repeticiones llaman la atencion: "deten el paso", por un lado, es la intensa y enfatica expresion de su deseo de retener a la amada (frente la negacion de ella a hacerlo), de impedir que se vaya para siempre; y, por otro, es el deseo incumplido del yo lirico en otros adioses, en otros momentos de separarse de ella, ya que ha sido "siempre fugitiva", una "belleza esquiva".
Las separaciones dolorosas, pero inevitables, y los adioses hirientes pero liberadores, son muestra de ello.
Throughout El otono del patriarca, the dictator's physical presence to the citizens is fragmented, reduced to the reiterated image of "los ojos de desencanto" and "la mano desvalida que iba diciendo adioses sin destino" (293).
1) Onetti Juan Carlos, El Pozo/Los Adioses, Punto de lectura, Buenos Aires, 2007, pag.
Ah, mi amiga, si en el puro marmol de los adioses Hubieras dejado la estatua que nos podia acompanar, Pues el viento, el viento gracioso, Se extiende como un gato para dejarse definir.
Cada septiembre se decide el lugar para la proxima reunion y la gente dice sus adioses por otro ano, dejandole al siguiente organizador la tarea de hacer la programacion.
Sayonara, la nina de los adioses, metio los pies entre el agua para estar cerca de ellos y contuvo el panico cuando a su paso le rozaron los tobillos, se le enredaron en las piernas con viscosidad de algas y le enviaron mensajes en su peculiar lenguaje, que era gorgoteo de sustancia organica deshaciendose en sombras.
Se inundaron sus ojos, se diria 40 para siempre, al anochecer, desesperado, de adioses vibra un amargo panuelo.
ALBIAC, Gabriel, Diccionario de adioses, Seix Barral, Barcelona, 2005, 411 pags.
Con eso esperaba poner a dormir de un pullazo el suculento complejo de culpa que venia cebando en la cabeza desde nuestros adioses (36).
Con adioses melancolicos nuestro filosofo se despide de Cestona camino de Urberuaga.